Inicio
BannerBrana

¡Hola a todos!

El tema del artículo es claro, rotundo y sincero: he fracasado en el intento de financiar mediante mecenazgo la publicación de Brana. Ha habido muchas razones, y voy a tratar de destacar las más importantes, aquellas que estaban a mi alcance:

- Organización. Reevaluando mi comportamiento respecto a la campaña de Brana realmente creo que me he dedicado a ella todo lo que podía, pero no todo lo bien que podía. Creo que mientras pensaba que lo tenía todo bien organizado y estructurado, no era así, tenía demasiadas tareas sin hacer cuando comenzó el mecenazgo y he ido parcheando cuestiones por el camino. Pero el daño ya estaba hecho, pues creo que debería haber tenido más cosas preparadas y bombardear con más artillería pesada de contenido los días anteriores y los primeros de campaña.

- Elección del momento. Siendo sincero, esperaba que la publicación de Walhalla-Fate me permitiera surcar un poco más la ola de su publicación, pero lo valoré de forma errónea tanto en repercusión como en manejo. Por lo que cuando anuncié la publicación de Brana, básicamente apenas tenía poco más de atención que antes, lo que no era mucho. Por tanto, un error de planteamiento por mi parte que a la postre sería capital para condenar Brana al fracaso.

- Planteamiento. Presentar un mecenazgo con un producto desarrollado, pero pendiente de "cristalizar" a día de hoy no es popular, por lo que he sacado en conclusión. La cosa está peor de lo que parece, cuesta mucho sacar un proyecto y debes mostrar algo tangible a los mecenas que les aporte la confianza suficiente para apoyar el proyecto. Dentro de lo adecuado o no que me parezca esta visión, que obliga a ciertos desembolsos anteriores para facilitar la decisión de los mecenas, lo que no se puede hacer es negar la realidad. Y si los mecenazgos están funcionando así, y a duras penas, pues prepárate para estrellarte si no lo haces de esta manera o espectacularmente bien (que no ha sido mi caso).

- Elecciones. Brana es un Fate World de género hard-scifi. Tanto Fate como el hard sci-fi son sectores minoritarios, por lo que la intersección de interesados en ambos factores al mismo tiempo da una base considerablemente limitada. No debería haber financiado Brana de esta manera, los aspectos que lo definen no tienen suficiente tirón ninguno de ellos para aportar una base de apoyo suficiente.

- Ejecución del mecenazgo. Y finalmente, la ejecución. En la redacción tanto del texto como de las recompensas no tuve el adecuado cuidado, y la redacción quedó muy clara...¡para mí! Claro, como muchas veces he leído sobre comunicación, rapport, etc... Y como me gusta tratar de aplicar, el mensaje debe ser entendible para el receptor, algo que es responsabilidad del emisor. Y debo admitirlo: ¡la cagué vilmente! Una pena, porque dió lugar a dudas, críticas y otras cuestiones en las que no voy a entrar porque son consecuencias, y no problemas. La conclusión es que muchos mecenas no puedieron entender adecuadamente el funcionamiento del mecenazgo, limitando su aportación y provocando que la difusión, si bien hay ciertos individuos a los que siempre estaré agradecido por su dedicación y esfuerzo, fuera bastante reducida.

Como podéis ver, tras un fracaso como este lo primero que considero necesario es autocrítica propia. Personalmente considero que sin hacerlo nunca puedes crecer en tu desempeño, sea lo que sea, puesto que si pones el foco fuera de tí mismo ("¡Hemos perdido por el penalty no pitado") dejas de atender a lo que realmente está en tu mano mejorar ("No, perdona, has tirado siete veces y ninguna ha ido a portería"). Os invito a que sigáis el desarrollo de Brana, que seguirá aunque no vaya a mecenarse, en la colección de Google+, la comunidad o en el grupo de Facebook.

¡Un abrazo!